¿Padres: Educar o adoctrinar?

Cuando hablamos de educar decimos que es difícil. Yo creo que la clave es ser firme y perseverante. Enseñar a pensar y dejar que la conducta tenga sus consecuencias. Es la forma en que mejor se aprende.

Dale responsabilidades que cumplir según la edad y poco a poco deja que vaya  aprendiendo a tomar las riendas de su vida. El árbol se endereza desde pequeño, con  amor  y apoyo pero con límites y normas claras que hay que cumplir. Deja claro que el poder lo tienen los padres:  dialoga y escucha las opiniones de tus hijos, hazlos participar, reflexiona con ellos los pros y los contras para tomar la decisión y para que aprendan, pero la decisión final es tuya (padre-madre).

Cuando se hace así, la educación fluye y poco a poco se hace más fácil.

El adoctrinamiento sólo crea fanatismo, mentes cerradas e inflexibles, personas descontentas y manipulables con facilidad. Educar enseña a pensar, a autoconocerse, aceptarse, vivir como yo creo y  crear la vida que yo quiero.

Nosotros somos guías para que nuestros hijos  aprendan a vivir su vida, la vida que desean, que les hace felices y que eligen dentro del marco en el que se encuentran.

Elsa Barber

Compártelo